No tomes decisiones cuando estés cabreada, ni tampoco prometas cuando estés feliz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía