Parece ser que siempre hay un pero para todo.
Un pero puede decir mucho y a la vez nada, es una simple palabra, mejor dicho una conjunción  muy utilizada a la hora de hablar, de la cual no nos damos casi cuenta cuando la decimos, yo misma la utilizo en muchas entradas porque después de describir una situación o un sentimiento busco una especia de solución o una opción con un pero.
Aunque muchas veces se puede utilizar para otras cosas, para buscar una excusa por ejemplo.
Le puedes dar el significado que tú precises en el momento en que la piensas la puedes juntar con las frases adecuadas, lo puedes añadir al final con puntos suspensivos… puedes organizarlo de la mejor forma que creas para sacar un significado preciso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía