NADA.
Se que estoy borracho pero diré las palabras y ella me escuchará esta vez aunque arrastre las palabras, asi que marqué su número y le confesé que todavía estoy enamorado pero único que escuché fue NADA. Yo quería palabras pero lo único que escuché fue nada... no tengo nada.
A veces el amor es embriagador... te vienes abajo, tus manos tiemblan... cuando te das cuenta de que no hay nadie esperando.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía