Me parece que está demás no decir nada cuando quieres gritar. Porque las cosas no acaban sin un final la puerta se abre solo tiene que entrar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía