He intentado olvidarte, esta celda de prisión solía ser mi refugio. Y ahora buscamos la mejor manera para escapar, ya no puedo pelear por ti porque tú estás ya a un paso fuera de la puerta 
Así que diré todo lo que tú no dirás y aceptaré la culpa si es por tu bien. No trates de corregir lo que no puedes proteger que eso ya se ha ido y estamos tan perdidos... Este es el rostro del adiós y estás son esas cosas que ya sabemos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía