Aunque pidas ayuda con los ojos y no con las palabras, nadie te mirará a la cara tan cerca para averiguar la razón para necesitarla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía