Una gran decepción.
 Cuando te decepcionan tantas veces ya no sabes que creer en quien confiar y empiezas a dudar de las circunstancias, pierdes esa seguridad de elegir. 
 Puede que sea normal decepcionarse tanto de vez en cuando; de cada una de las decepciones puedes aprender pero... al final es como si te cansaras de siempre lo mismo, de repetir una y otra vez.





Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía