Que falsos acabamos siendo todos. No hay nada verdadero porque al fin y al cabo todos vamos a los que nos conviene sin importarnos los demás y si tenemos que pisar a alguien hasta hundirlo para conseguirlo se hace, lo raro es que luego no se tengan remordimientos de aplastar a alguien. Parece que faltan dos dedos de frente, no es lógico lo que haces, solo piensas en ti mismo, mira a ver los demás que opinión tienen, y si 5 personas piensan igual... habrá que recapacitar sobre los hechos  y hacer lo correcto, lo que no puedes hacer es saltarte las normas, por así decirlo,  y no mirar el daño que puedes causar a tu alrededor y a las personas que puedes dañar...
Te quejas de todo si no dejas que ese todo sea un resultado, cállate un tiempo, cierra esa boca y haz como todos, no entiendo porque tienes que ser diferente... Vale que no vamos a ser todos iguales pero entre todos si que se comparte un sentimientos y tú estás pasando por encima de él y ni te imaginas como puede llegar a acabar todo lo que se a logrado tener en tan poco tiempo.
[...]
Hay cada decepción en el mundo, que no te esperas... siempre sorprendiendo con más bajones por culpa de un insensato que se preocupar por si mismo demasiado, intentas frenarle los pies pero se resbala y te es imposible. Lo único que puedes hacer es aguantar y poco más...

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía