Ya no queda nada, ya se fue, ya no recuerdo su mirar en mi, se acabaron las miradas perdidas que se buscaban mutuamente, se marcharon las risas, las sonrisas, las caricias...
No queda nada y de pensar eso aparece más tristeza en mi, más soledad, más miradas hacia la nada con la cabeza agachada, han cambiado las risas por las lágrimas, todo se ha torcido y el mundo está al revés con la cabeza en los pies, sin nada que hacer con mucho que pensar...
Quiero que vuelva todo eso que me tiene así, que me hace infeliz, que me destruye, necesito que estés aquí, lo dí todo por ti ahora solo pido un poco de ti, que sepas decidir y que yo esté en esa decisión.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía