Y tú ahí mirando a la nada, viendo como pasa la vida y no haces nada, esperas sentada a que se destruya tu alma y pasan los años, los meses, los trenes y tú en el andén pero siempre los pierdes y cuando se marcha le gritas pero no se detiene.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía