Y es la hora, llegó ese momento en el que decir adiós al sentimiento que te alegra cada mañana cuando te levantas... No has llegado a completar tú sentimiento con la otra persona es hora de despedirse de él y buscar o dejar que te encuentre otro distinto cuando menos lo esperes, ahora no hay nada que hacer solo seguir tu destino y afrontar todo lo que te traiga.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía