Siempre tenemos una personita especial con la que no nos podemos cabrear porque la queremos demasiado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía