Prometer y no cumplir.
Se pueden hacer muchas promesas miles, infinitas... pero no siempre se cumplen ni las cumplimos. Nos pasamos la vida prometiendo una y otra vez lo mismo,  diciendo que vamos a hacer mucho pero pasa pasa y pasa el tiempo y sigues ahí parado sin saber donde mirar ni donde ir, prometemos demasiado a la gente y se hace ilusiones que no llegan a ninguna parte... si no piensas hacer nada al respecto no prometas si no sabes cumplir es mejor que no lo hagas por el bien de los demás .

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía