Mira lo bonito de cada uno de los días malos, habrá algo que siempre te sorprenderá. En todo lo difícil y complicado habrá algo bueno, algo de lo que aprender, algo de ilusión, de emoción, algo que te hace reír sin querer. 
Abre los ojos bien, mira a tu alrededor y verás que todo lo malo no siempre es para empeorar y no estar bien, puede servir para todo lo contrarío. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía