Hay momentos en los que la mala suerte no se va de ti, no te deja sola ni un momento. Cada cosa que intentas o que pesabas intentar hacer sale mal y te echas para atrás en todos tu objetivos del futuro, ella parece que lo estropea TODO y no deja nada en pie, siempre aparece sin avisar,  derrumba cada muro que empiezas a construir  en poco tiempo, en fijar un objetivo antes de que puedas verlo mejor ya ni está para verlo ni tocarlo. 
No te da tiempo a pensar porque antes de hacerlo ya no está. Quizás no sea el momento adecuado para tener suerte.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía