Aparentando fuerza al exterior, pero muy vacía por dentro.
Creo que todos de vez en cuando nos hemos sentido así, suele pasar bastante eso de aparentar mucho pero luego no ser nada, destruirte como un niño destruye un castillo de arena de una patada. Siempre son rayadas que no significan nada pero hacen que nuestra cabeza de vueltas y vueltas hasta tal punto de hundirte porque no solamente es una cosa si no que se acumulan mil más y no sabes que hacer.
Te quedas por las noches hasta muy tarde escuchando música triste, que te hace recordar situaciones, momentos difíciles...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía