Siempre que me dañan perdono por la simple razón de que alguna vez esa persona cambie para no volverme dañar, pero cuando te hacen daño no es tan fácil olvidar la circunstancia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía