Criticar a los demás por quedar bien, cosa que hacemos a menudo y por costumbre prácticamente. Lo malo es cuando se entera la otra persona y viene a buscarnos hechos una furia. En ese momento que haces admitirlo o negarlo; si lo niegas esa persona desconfiará de ti, si lo admites se enfadará dejará de hablarte pero si de verdad le importas con el tiempo te perdonará.
Hay que intentar impedir ponernos a nosotros mismos en estas situación que a la vez también nos perjudican a nosotros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía