Y de nuevo volví a ser engañada por eso que da alegría normalmente, la felicidad... 
Esa felicidad que te alegra cada mañana, cada noche, cada día, vuelve a ser otra más, sin sentido, si ningún final, simple... Rezaría para que cambiase la dirección, pero creo que no serviría para nada, porque seguiría viviendo en una mentira que no avanza. La verdad es que no se si vale la pena luchar por algo así que no tiene casi definición de lo que es, no tiene sentido prácticamente. Mi pregunta es muy repetitiva ¿ que debería hacer ? no tengo ninguna respuesta, supongo que estará dentro de mí, supongo que será otra de las elecciones que hacemos a diario, supongo que habrá algo o alguien que me ayudará con la elección en la cual buscar lo que quiero, lo que necesito, lo mejor, lo que me ayude... y sobre todo lo que me haga FELIZ.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía