Siempre habrá allá donde vayas gente que te haga reír hasta reventar y gente que te haga llorar hasta el punto de no querer sonreír más, ley de vida tal vez.

Comentarios

  1. Lo bueno es que cuando esa gente que te hace llorar aparezca, el curso se repetira y volvera a aparecer alguna persona para hacerte reir otra vez asta el infinito y mas allá :)

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón, siempre hay una segunda persona que te vuelva a hacer reír! (L)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía