Si siempre nos guiamos por las opiniones ajenas, ¿para qué tenemos las propias?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía