NO OLVIDES LO QUE UN DÍA TE HIZO SONREÍR.
En los momentos tristes que no tienes ánimos ni ganas de seguir que no te apetece  levantarte de la cama en los que parece que te está cayendo un diluvio encima,lo mejor que se puede hacer es acordarse de aquel día en que casi te meas de risa con tus mejores amigos, aquel día en el que ellos te dan un abrazo y se tiran encima de ti para alegrarte en los que te cogen y empiezan a hacerte cosquillas hasta que no puedes más... por todo eso y más que NUNCA se te olvide SONREÍR.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía