Y todo absolutamente todo, lo puedes perder por una estupidez. Como un niño que le quitan su juguete por razones y se da cuanta de lo que ha perdido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía