A veces, las personas que más quieres son las que más daño te hacen... y dejas de quererlas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía