Siempre hay una segunda oportunidad para todo.
Porque no todo nos sale bien a la primera, y... puede que la primera vez que lo intentemos fallemos, y se nos caiga el mundo encima... Pero siempre hay algo que nos incita a volver a empezar de nuevo, a aprender de nuestro errores y mejorarlos... puede que sea una persona por la que luchar, unas metas que conseguir, un sueño que cumplir o simplemente por sentirnos mejor nosotros mismos, por madurar, por crecer, para demostrar que aunque se falle siempre hay que seguir intentándolo siempre.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía