Puede que el camino a la felicidad no sea fácil, ni bonito... pero vale la pena tropezarse con piedras cada dos por tres, caerse al suelo cuando fallamos y atravesar días de tempestad si al final de todo conseguimos que el sol brille. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Un poco de todo y un poco de nada.

Pilotando mi corazón

Querida mía