Aprendí que los amores pueden terminar en una noche. Que grandes amigos pueden volverse grandes desconocidos con el tiempo. Que desconocidos pueden volverse en grandes amigos. Que nunca terminamos de conocer a una persona de verdad. Que el “nunca más” nunca se cumple. Que él “para siempre” siempre termina. Que el que arriesga no pierde nada. Y que perdiendo también se gana mucho...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía