A veces me quiero rendir, quiero renunciar, quiero dejar de luchar ... Y entonces apareces tú, el que me saca una sonrisilla tonta día a día y me da la fuerza que necesito.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía