¿ Que me está pasando?, alguno dirán. Donde está mi amigo cuando más lo necesito... se fué.
Pero no lloraré por el ayer... hay un mundo ordinario que de alguna forma tengo que encontrar. Y mientras intento hacer mi camino a un mundo ordinario, aprenderé a sobrevivir.
Papeles a la orilla del camino cuentan de sufrimiento y codicia. Aquí hoy olvidé mañana.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía