Porque cada vez que luches las cicatrices van a sanar, pero nunca se van a ir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía