No me rendiré.

Pese a todos los problemas de mi vida me levanto todos los días y sigo caminando en el sendero de la felicidad. Con amigos, mi familia y personas que me cuidan con aquellas almas que en mi viaje quieran embarcar hasta el final. Pues nunca jamás me rendiré, tengo fuerzas que me guían, un corazón que me da alegría y la oportunidad de descubrir nuevos sentidos. Lo que siento repara grandeza como las cosas bellas que a primera vista no se aprecian. Mira más allá debajo de la piel, hay mucho que ignoras, mucho que nos ves.
Alcanzar la estrella que define tu coraje dependerá de ver más allá del tiempo antaño, de la gente que con malos actos te hizo daño. Perdonar consiste en olvidar en caminar y que el pasado quede atrás porque el tiempo corre, se escapa, se marcha el tiempo es como ese viento que viene y que va, si no lo sigues tu nadie podrá hacerlo. 
Tú eliges tu historia tu eliges tu cuento, y que al final solo quedan las personas, ellas, ellas son las que realmente valen, son las que con sus palabras me alzan y hacen que no pare, son las que me dan la llave y crean un mundo, si se van solo será para volver a verte. Debo tanto a mil personas que por ello he de seguir. Seguiré por mi camino y lucharé porque entendí que hay personas por las que vale la pena luchar.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Pilotando mi corazón

Querida mía