Entradas

Imagen
Y cuando no puedas seguir y el cielo parezca caer sobre ti, cuenta conmigo. 

Te podría decir...

Te podría decir que aún estoy arreglando rotos porque aún no he encontrado un buen sitio por el que hacer pedazos las fotos. Te podría decir que también intenté comprenderte y aprendí que tu forma de odiarme eran solo las ganas de verme.  Te podría decir que mañana veremos el modo de aprender a quedarme contigo o aprender a marcharme del todo. Te podría decir que lo hice todo para ver si conseguía cortar las cuerdas del pasado, porque vi que a ti el amor solo te gusta con heridas y tu nombre no cabía dentro de mi porvenir. Si hubiera vuelto, pronto te arrepentirías. Si hubieras vuelto, yo me habría querido ir. ¿Por que volver donde tan solo hubo heridas?  (Marwan)

La estrategia es lo de menos...

Imagen

Tú mirada me hace grande.

Imagen
La historia que nadie jamás se atrevió a contar. Los protagonistas enmudecieron y decidieron guardarla en secreto. Pero a veces las miradas hablan, y a través de ellas eres capaz de poder ver más allá y percibir una pequeña parte de esa historia. 
Dice así. 
La casualidad a veces asusta. Cada una de sus vidas tenía el camino medio hecho. No esperaban volverse a encontrar jamás. Pero así lo hicieron. Flechazos de amistad los unieron. Su amistad no era como las de dos mejores amigos, ni mucho menos. Tan solo eran dos personas, que estaban bien cuando se juntaban. Nada más. Nada especial. Quizás lo peculiar era, su rápida confianza el uno en el otro. 
Todo iba genial, pero la vida los tuvo que separar, añadió un paréntesis entre ellos. Duró una larga temporada. Mientras, cada uno, siguió sus pasos en el camino. No dieron marcha atrás en ningún momento, porque prefirieron avanzar. No se olvidaron jamás, pero tampoco se recordaban todos los días. Siempre que lo hacían se acordaban de esa simp…

Un día raro.

Hoy es un día de esos raros, en los que te levantas pequeñita. Hoy te apetece frenar, vivir el día a cámara lenta, sin prisas. Parece que el día amanece bonito pero en ti, hay una enorme tormenta. No sabes si en cualquier momento estallarás o sin embargo, volverás a brillar. Emociones y sentimientos navegan sin parar, sin llegar a ningún puerto. Pasean de arriba a bajo, corretean y no paran. 
Hoy es de esos días en los que te apetece estar sola, perderte y que nadie te encuentre. Te apetece sentarte en cualquier sitio en el que nadie te pueda reconocer. Mirar al cielo mientras cuentas estrellas, te relajas y te vas sanando. Porque hoy sientes que te duele. Y has aprendido que cuando algo te duele, el mejor remedio está dentro de ti. Porque buscar consuelos en otros, es de cobardes. Que las cosas hay que empezarlas bien desde el principio, de no ser así, tienen un final pronto escrito en el destino.
Y es que a veces, la soledad asusta, pero otras te reconforta, te abraza y te mima. Lo qu…

No pide tanto, idiota.

Ella quiere que la invites a tocar tu corazón.