Entradas

Decide Sonreír.

Imagen
Después de una decepción, tardamos en recuperarnos. Nos cuesta volver a luchar con la misma actitud. Pero llega un momento en el tiempo, que lo conseguimos. Salimos adelante, ponemos buena cara y continuamos. Pero, después de todo, ¿Seguimos siendo los mismos?
La respuesta es no. Todo ha cambiado. No miramos a la vida con los mismos ojos. Nos prometemos y juramos no volver a pasar por el mismo camino y sobretodo esquivar las piedras antes de tropezar. No sentimos de la misma forma. Ya no confiamos con los ojos cerrados, ni tampoco besamos. Creemos más en nosotros mismos. Nos queremos como nunca, pero nos resulta difícil "querer", otra vez. Nos hemos aferrado al miedo, y ese temor se ha hecho fuerte, tanto que ha construido una muralla, la cual funciona como barrera en el corazón. El obstáculo es casi imposible de derrumbar. Quizás tambaleé de vez en cuando... 
Y el tambaleo se debe a ese alguien, que aparece sin avisar. De primeras, piensas que es como todos, uno más, que pued…

Porque siempre que digo adiós, el corazón me dice: "Inténtalo otra vez"

Imagen

Cambiar de aires.

Simplemente, a veces nos encontramos en un espacio explotado, es decir, en el que hemos hecho y dado lo máximo de nosotros. Donde hemos sido vencedores y vencidos, pero siempre hemos salido adelante. Cuando vivimos demasiado tiempo lo mismo, nos apetece cambiar. Cuando los pequeños detalles ya no resaltan porque están tan vistos, que ya no apasionan. Cuando las miradas son envidiosas. Cuando el que más te quiere, siempre prefiere lo mejor para él mismo y el resto no importa. Cuando pisas los mismos lugares, el mismo ambiente, la misma casualidad...
Y es que todos llegamos al punto de querer abandonar, de irnos lejos, solos, sin que nadie sepa nada de nosotros. Abandonamos lo nuestro por un tiempo. Un tiempo que sirve para mejorar, para volver con más fuerza. En el que te encuentras a ti mismo y empiezas a valorar. Y te das cuenta de otro tipo de detalles, tu mente se abre, tus ojos miran más allá y resulta que "donde siempre", sigues encontrando cosas por descubrir, que había…
"Hay que aprender a disfrutar de la soledad. Hay que querer por gusto, y no por necesidad. Hay que entender que ya estamos completos, que no somos ninguna mitad.  Nicolás Andreoli

NO VAYA A SER QUE ME ENAMORE AÚN MÁS DE TI

Imagen

Los imposibles existen.

Igual de rápido que empezó, se ha esfumado. Así es, unos días tan arriba y otros tan abajo. Intenté retenerte, no quería verte partir; mi dulce corazón no lo entiende. Guardo el calor y tu olor de nuestro último abrazo constantemente, pero ahora que te has ido, todo se ha vuelto muy frío. Miro al otro lado de la cama y ya no estás. Echo de menos que intentes despertarme a besos cuando te vas a trabajar. Era especial ir a la cocina y tener en la mesa mi desayuno preferido, encontrar las notas que escondías, a veces debajo de la taza, otras entre las tostadas, entre la servilleta... Siempre con un mensaje de ánimo que te provocaba la sonrisa. Recuerdo: "Los mejores recuerdos están hechos de aventuras.Tú eres mi aventura". O "Al final todo es posible, si eres tu el que lo sueña". Esos pequeños detalles me daban vida, me llenaban y hacían que amara la vida a tu lado. 
Sigo asomándome al balcón, con la mirada dispersa, pensando que quizás vuelvas a aparecer. Algo me dice…